Returning to the Workplace (Spanish)

Posted Aug 5, 2021

Close

E-mail Article

Complete form to e-mail article…

Required fields are denoted by an asterisk (*) adjacent to the label.

Separate multiple recipients with a comma

Close

Sign-Up For Newsletters

Complete this form to sign-up for newsletters…

Required fields are denoted by an asterisk (*) adjacent to the label.

 

Summary

Two mental health experts offer advice to help you transition well back to the workplace from working remotely. (Spanish version)


×Remember to claim your certificate before leaving this page. Claim Certificate

MP3 Media   21.6 MB   (0:9:13)                            View Text    Download File



Flash Media   21.6 MB   (0:9:13)                            View Text    Download File

Close

View Text

Bienvenidos a otro episodio de nuestro pódcast sobre bienestar. Soy Mark DeFee y conmigo está KC Schroder. Somos terapeutas certificados especializados en salud mental en el lugar de trabajo.

Además, somos buenos amigos y vamos a tener una charla muy divertida. Tal vez contemos algunas anécdotas, pero lo más importante es que vamos a darles información valiosa para ayudarlos a desarrollarse personal y profesionalmente. ¿Qué les parece? Muy bien. ¡Comencemos!

Hoy hablaremos de un tema muy actual: el regreso al trabajo. Creo que si le preguntas a 10 personas distintas, obtendrás 10 opiniones diferentes sobre cómo se sienten respecto de regresar al lugar de trabajo. Estoy contento de estar aquí hoy. ¿Cómo estás? ¿Qué opinas?

Bueno, estoy muy bien. Gracias por preguntar, Mark. ¿Qué opino sobre este tema tan relevante actualmente? Bueno, es curioso porque, en las últimas dos o tres semanas, los clientes con quienes trabajo e incluso las personas de mi vida privada han estado hablando de este tema cada vez más. Creo que tiene que ver con el momento. Las personas están empezando a volver a ese lugar de trabajo al que no han ido desde marzo de 2020.

Sí, un 42 % de los trabajadores de los Estados Unidos ha trabajado desde casa a tiempo completo durante la pandemia.

¡Increíble! Eso es la mitad, casi la mitad, de la población activa. Es increíble.

Sí.

Es increíble.

Esto despierta una variedad de sentimientos en las personas. Y se puede experimentar más de un sentimiento a la vez. Por ejemplo, las personas podrían estar eufóricas y emocionadas por ver a sus compañeros de trabajo, pero al mismo tiempo podrían tener miedo de contraer algo y contagiar sin querer a las personas de alto riesgo de su entorno y de su familia. Todos estos distintos sentimientos estarán dando vuelta en las cabezas de las personas. Creo que a todos nos llevará algún tiempo acostumbrarnos.

Es así. Nos llevará algún tiempo acostumbrarnos. Sin embargo, creo que realmente tenemos que recordar que en la base de todas estas emociones que despierta el regreso al lugar de trabajo se encuentran nuestros sentimientos sobre el cambio. Porque, después de todo, se trata de otro cambio que debemos atravesar. Hace un año y medio, en marzo de 2020, el cambio que tuvimos que hacer fue trabajar desde casa. Y pienso en lo mucho que eso nos sacudió. Quiero decir que fue algo muy inesperado. Obviamente, creo que tenemos más planes en torno a volver al lugar de trabajo que los que tuvimos para dejar de ir a él. Pero, en el fondo, se trata de un cambio. Creo que si en lugar de verlo como regresar al trabajo presencial después de la pandemia lo empezamos a ver como un cambio, podremos hablar de cómo afrontarlo. Y creo que lo primero que tenemos que recordar sobre esto es que hay diferentes etapas del cambio. Así como hay etapas del duelo, también hay etapas del cambio. Estas etapas son las siguientes: La primera es la negación. La segunda es la ira o la frustración. La tercera es la negociación. La cuarta es la depresión o el agotamiento y la quinta es la aceptación. Todos pasamos por estas distintas etapas. A veces, una de estas etapas dura más que otra. Y, a veces, podemos ir y volver de una etapa a otra. Pero para llegar a aceptar el cambio, debemos pasar por todas estas etapas.

Estoy totalmente de acuerdo. Y creo que es útil saber que aquí hay un modelo. ¿Podrías darnos un ejemplo de lo que alguien podría estar experimentando y de cómo podría atravesar ese modelo de cambio?

Claro. Un ejemplo podría ser el de alguien que haya estado trabajado desde su casa durante el último año y medio: Tiene a sus hijos en casa. También a sus mascotas. Y ahora es parte de un programa piloto, o algo así, para volver al trabajo presencial un par de días a la semana. Y cuando le piden que vuelva a su lugar de trabajo, entra en la primera etapa del cambio, que es la negación. Por lo tanto, es posible que esa persona piense: “¡Oh no, esto no puede estar pasando! ¿Qué haré con mis mascotas? ¿Qué haré con mis animales? Esto no está sucediendo”. La segunda etapa sería la etapa de frustración o ira. Y esta persona podría preguntarse: “¿Me están haciendo esto? No puedo creerlo”. O bien, podría decirse: “No puedo creer que me estén haciendo esto a mí. ¿Cómo se atreven?”.

Sí, es demasiado pronto.

Sí, es demasiado pronto. O podría decir: “Me mandaron a trabajar a casa y ahora me piden que vuelva. ¿Cómo se supone que maneje todo?”.

O que realice mi trabajo si todos estos cambios siguen ocurriendo.

Eso mismo. La etapa siguiente sería la de negociación. Y en esa etapa la persona posiblemente diga: “Bueno, quizá deba mostrarle a mi jefe lo productivo que soy en casa”. Y si hago las cosas superultrabien para la próxima semana, quizá…

Superultrabien… [Risas]

Sí. Si obtengo un “excelente sobresaliente”. Entonces, tal vez podría salirme con la mía y no hacer este cambio. Ahora veamos cómo puedo negociar esto.

Sí, tal vez me den una excepción.

[Risas] Eso mismo. La etapa siguiente sería la de depresión o agotamiento. Lamentablemente, algunas personas se quedan atrapadas en esta etapa durante un tiempo. Y es aquí cuando la persona que estaba negociando con su jefe de repente dice: “¿Sabes qué? No vale la pena. Es evidente que nada de lo que haga importará. ¿Quién sabe lo que pasará? El mundo es un lugar oscuro en este momento”.

Es casi así. Un reconocimiento total de que mis esfuerzos no han cambiado nada.

Exacto.

Todavía estoy atrapado en esta mentalidad de no querer que esto suceda.

Sí.

Lo he intentado todo y no sé qué más hacer.

Sí. Sí. Este cambio ocurrirá haga lo que haga. Y será pésimo, independientemente de cómo lo aborde.

Sí.

Y finalmente llegamos a la última etapa. Recuerda que debes pasar por las otras cuatro etapas para llegar a esta. Es la aceptación. Es decir: “Bueno, esto está sucediendo y puedo elegir quedarme atrapado en el agotamiento o puedo avanzar”. Y este cambio podría ser bueno, podría ser malo, pero estoy aquí y lo haré.

Sí. Sí, me exigen que lo haga, así que debo cambiar mi actitud, mentalizarme y simplemente seguir adelante.

Claro, exacto.

Y creo que reconforta contar con un modelo en un momento en el que tantas cosas se sienten fuera de control durante el cambio. Poder relajarnos y decir: “Bien, esto es lo que otras personas experimentan. Cada experiencia es única, pero hay personas que han pasado por emociones similares”. Y, por eso, me parece muy reconfortante tener ese modelo.

Creo que tienes toda la razón. Además, no solo es reconfortante, sino que nos da una idea de lo que podemos esperar. Lo que desconcierta a las personas sobre el cambio es que muchas veces no tenemos control sobre él. Conocer este modelo… reconocer los sentimientos de negociación o de negación, o la etapa en la que te encuentras, saber que eso es normal… “normal” entre comillas, realmente podría hacer que vuelvas a tomar el control de la situación. Podría hacerte sentir un poco más en control.

Sí, sí. Absolutamente, y creo que la clave es ser consciente de dónde estás en estas etapas y dónde puedes entrar en piloto automático. Y al entrar en ese ciclo de pensamiento negativo, levantar la vista y decir: “Oh, estoy en esta etapa”. Y si eso sucede, haz exactamente eso, detente y pregúntate: “¿Dónde estoy?”. Toma conciencia de dónde estás porque saberlo puede ayudarte a superarlo. Esa es la clave aquí. Sé que no nos queda mucho tiempo y me gustaría que nos des, KC, tu reflexión final sobre este tema.

Bueno, mi reflexión final es que es genial oír hablar de este modelo de cambio o de estas etapas del cambio. Pero en realidad no es más que teoría, a menos que la pongas en práctica y la apliques. Entonces, ¿cómo lo haces? Como Mark dijo: sé consciente de dónde estás, qué sientes y cómo reaccionas. Una vez hecho esto, haz un plan de acción sobre cómo seguirás adelante. Mejórate un poco, luego vuelve a analizarlo y comprométete con el plan.

Me gusta. Un plan de acción personal para asegurarte de mantener el rumbo.

Exacto.

Gracias por su atención. Esperamos que se encuentren bien. Será hasta la próxima. Cuídense y que estén muy bien.

Para obtener más información sobre este tema, usa la función de búsqueda que aparece en la parte derecha de este sitio web.

 

Close

 

©2021 Anthem, Inc.

The information provided on the Achieve Solutions site, including, but not limited to, articles, assessments, and other general information, is for informational purposes only and should not be treated as medical, health care, psychiatric, psychological, or behavioral health care advice. Nothing contained on the Achieve Solutions site is intended to be used for medical diagnosis or treatment or as a substitute for consultation with a qualified health care professional. Please direct questions regarding the operation of the Achieve Solutions site to Web Feedback. If you have concerns about your health, please contact your health care provider.  ©2019 Beacon Health Options, Inc.

 

Close

  • Useful Tools

    Select a tool below

© 2021 Beacon Health Options, Inc.